"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 21 de enero de 2013

[Texto] Nacionalistas autónomxs: Neonazis en transformación.

Con motivo de lo sucedido en la Toscana italiana con los nazis anti-especistas (contradicción donde las haya), quiero aprovechar para difundir el presente texto, que leí hace ya una buena temporada pero que creo que es fundamental y un buen aporte analítico.

Si bien no me mola la retórica que se emplea en el texto y que asocia constantemente las luchas sociales al entorno "izquierdista" (del cual, por unas razones u otras, muchxs renegamos profundamente pese a nuestra postura anarquista), el texto contiene buenas reflexiones para comprender la estrategia pseudo-entrista que está adoptando una parte de la ultraderecha neo-nazi europea. El texto se centra en Alemania, pero el fenómeno del llamado "Nacionalismo Autónomo" está cada vez más extendido y hoy en día se puede encontrar en Grecia, Italia, Polonia, el Estado español, Portugal y demás países

Esto debería también servir para pensar en si la estética es un símbolo de identificación o un lastre y si a veces nos hace vulnerables a esta clase de intrusiones.

Robado de Reflexiones para la revuelta: Aquí.

------------------------

Nacionalistas autónomxs: Neonazis en transformación, por Acción Antifascista Colonia.

Artículo publicado en la revista “El Viejo Topo” nº 263, diciembre 2009 y traducido por Ángel Ferrero.

"Llevan gorras de béisbol y sudaderas, escuchan “hip hop” y propagan el “Black Bloc”: de unos años para acá lxs nazis han evolucionado, siendo su cara más visible lxs así llamadxs “nacionalistas autónomos” (“Autonome Nationalisten”). Al menos desde que saltó a los titulares el ataque de lxs “nacionalistas autónomxs” a un grupo de periodistas durante la manifestación del 1 de mayo de 2008 en Hamburgo, lxs neonazis han adoptado un nuevo estilo. La cabeza rapada, las botas y las cazadoras bomber han dejado paso a los pañuelos palestinos, los “piercings” y el “agitprop”.

¿De dónde proceden lxs “nacionalistas autónomxs”?

Lxs “nacionalistas autónomxs” proceden de la periferia de las Freien Kameradschaften. Se trata de neonazis que, aunque se llaman a sí mismxs “independientes” y no tienen vínculos con partido alguno, están organizadxs en grupos jerarquizados y cooperan estrechamente con el NPD y su organización juvenil, “Junge Nationaldemokraten” (“Juventudes Nacionaldemócratas”, JN).

En prácticamente cada una de las grandes ciudades alemanas existe una Kameradschaft, ya se trate de la Kameradschaft de Aachen, de Hamm o la Celle 73. De estos grupos, que se tienen por la “resistencia nacional libre”, se desarrollaron lxs “nacionalistas autónomxs”, cuya aspiración es la de llevar a la calle la “verdadera revolución nacionalsocialista”. Ya las SA escribieron en sus estandartes en la década de los '20 y '30 “revolución desde la derecha” y buscaron realizarla mediante la violencia callejera.

Los primeros comienzos de lxs “nacional-revolucionarixs” entre lxs neonazis se dieron a partir de la década de los '70 en la RFA. La genealogía de lxs “nacionalistas autónomxs” se remonta a las organizaciones afines a la “Aktion Neue Rechte”, una escisión del NPD (Partido Nacional-demócrata de Alemania – neonazi -, por sus siglas alemanas), que en los '70 y '80 trató de dotar de un contenido nacionalista y racista a los movimientos pacifista y ecologista. Fue el neonazi Michael Kühnen, líder del “Gesinnungsgemeinschaft der Neuen Front” (Movimiento del nuevo frente) en los '80 quien por primera vez reivindicó las formas de organización y la estética de lxs autónomxs alemanxs. Por iniciativa de Christian Worch, lxs neonazis okuparon una casa en Berlín en 1990.

La “Kameradschaft Tor” berlinesa, que sería prohibida en 2005, fue uno de los precedentes de lxs “nacionalistas autónomxs”. En el 2002 se unieron a otras Kameradschaft para formar lxs “Nacionalistas Autónomxs de Berlín”, que reclamaron, entre otras acciones, la creación de un “centro juvenil nacional” con la okupación de varias casas abandonadas. Lxs miembros de la Kameradschaft Tor crearon un nuevo código de vestimenta y se concentraron especialmente en el trabajo anti-antifa. Con el uso de grafitis, ataques contra militantes de izquierda e inmigrantes y acciones directas contra concentraciones de la izquierda, delimitaron el campo de acción de lxs actuales “nacionalistas autónomxs”.

En 2004 neonazis de la cuenca del Ruhr en Renania del Norte-Westfalia emplearon por vez primera la expresión “nacionalistas autónomxs” y estrecharon contactos con los grupos de Berlín. Se evidenciaba así la tendencia también en el oeste. En Renania del Norte-Westfalia estuvo en activo hasta el 2006 el “Aktionsbüro Westdeutschland" (AB West), una estructura central de coordinación para lxs neonazis “independientes” y lxs “nacionalistas autónomxs”. Después vinieron otras estructuras y redes: la “Aktionsgruppe Ruhr-Mitte” (AG Ruhr-Mitte) trató de mejorar el trabajo conjunto con lxs “nacionalistas autónomxs” en la cuenca del Ruhr, su homólogo en Renania es el “Aktionsgruppe Rheinland” (AG Rheinland).

El término de “autónomx” remite casi exclusivamente a la estética de lxs “nacionalistas autónomxs”. El concepto tiene aquí otro significado que en la izquierda radical.

¿Qué es lo “nuevo” de lxs “nacionalistas autónomxs”?

Cambio de estilo y de estética: Lxs “nacionalistas autónomxs” suponen un cambio de estilo y de estética con respecto a la mayor parte de lo que conocemos como escenografía neonazi: “Fight the System”, escriben sin pudor tomando un eslogan de una lengua extranjera. No se ven en sus carteles y pegatinas letras góticas, sino tipografías modernas. En vez de favorecer la música marcial o el machacón rock de derechas prefieren a los grupos de pop alemanes cuyos textos apuntan a tendencias musicales vagamente “de izquierdas” o “alternativas”. La forma de vestir está tomada de la subcultura juvenil del hardcore o el hip-hop. Vistiendo sudaderas negras, pantalones de cintura baja y gorras de béisbol apuntan claramente al estilo de la izquierda extra-parlamentaria. De este modo, con su apariencia urbana y moderna, se diferencian lxs “nacionalistas autónomxs” significativamente de la mayor parte de sus camaradas de la extrema derecha.

La apariencia “modernizada” tiene aún otra consecuencia: lxs “nacionalistas autónomxs” no son reconocibles como neonazis. Pueden estar en público sin ser molestadxs y no han de justificar su imagen derechista en las escuelas, centros educativos o en el trabajo. Lxs neonazis vestidxs “normal” tienen mayores oportunidades de integrar a otrxs jóvenes en sus estructuras que si se visten con los clichés habituales de la extrema derecha. La entrada en el mundo de lxs neonazis será más fácil, y continuar con una vida “normal”, algo posible. Proporciona igualmente a las estructuras de lxs “nacionalistas autónomxs” la participación en la vida de la extrema derecha y la violencia y la experiencia colectiva en las manifestaciones.

Muchxs “nacionalistas autónomxs” son relativamente jóvenes. Su cambio en el vestir no procede de una estrategia de infiltración por parte de lxs neonazis, sino de su estilo de vida urbano y de la moda y "lo cool". Un antiguo miembro de lxs “nacionalistas autónomxs” ha declarado que sintió la entrada como una “liberación”: antes en el mundo de lxs neonazis había que seguir unas características determinadas en la música, en el vestir, en la comida, por las cuales tenías que guiarte. En lxs “nacionalistas autónomxs”, en cambio, podías escuchar lo que querías, podías irte a comer a un kebab, podías vestir ropa alternativa. La gente lo hacía con satisfacción. No tenías por qué responder ante nadie si no ante ti mismo por lo que haces y por lo que te gusta. (Antifaschistisches Infoblatt, Nr 82, primavera 2009). Lxs “nacionalistas autónomxs” no son “modernizadorxs” en un sentido clásico, si no que de hecho han creado estructuras en la escena neonazi aceptables en un estilo moderno y urbano, incluso llamativo.

“Black bloc” y la adopción de una iconografía izquierdista: A la intención de dotarse de un habitus “revolucionario” acorde con los tiempos pertenece también el intento de adoptar una iconografía izquierdista, llevarla a su contexto y dotarla de un contenido racista. Lxs “nacionalistas autónomxs” hacen frecuentemente uso de iconografía izquierdista, como por ejemplo cambiando los caracteres de “Antifaschistische Aktion” por los de “Nationale Sozialisten” o dibujando un círculo blanco en la bandera roja, dentro del cual hay que imaginar la cruz gamada de la original [en Alemania la exhibición de simbología nazi está prohibida por ley, N.T.].

Otros motivos apreciados por lxs nuevxs neonazis son la reinterpretación del logotipo de una campaña Antifa en la escena hardcore, “Good Night White Pride” (Buenas noches orgullo blanco), convertido en “Good Nigh Left Side” (Buenas noches izquierda) y especialmente el motivo, apreciado por lxs punks, de “Gegen Nazis” (Contra lxs nazis) por el “Gegen Chaoten” (Contra lxs anarquistas), dejando algo muy claro: su ideología no se ha movido ni un milímetro. Así se mantienen el credo sobre la comunidad étnica (Volkgemeinschaft), raza y nación, la pulsión derechista y la centralidad de la noción de orden.


Axel Reitz, Kameradschaftsführer de la localidad renana de Pulheim, cerca de Colonia, definió el concepto de “nacionalistas autónomxs” como sigue: “Estxs autónomxs copian el estilo y la manera de vestir de las estructuras de izquierda y cómo desde la izquierda se agita la cultura juvenil, por esa razón ocuparemos con nuestros contenidos estos conocidos símbolos y estilos y los interpretaremos de acuerdo con nuestro discurso […] De esta manera aparece la posibilidad, por así decir inexplorada, de alejarse de la conocida imagen de lxs “fascistas” que hasta ahora ha penetrado, procedente de países enemigos, en el campo de la política y de la cultura de manera abrumadora. Nosotrxs, y no sólo lxs guarrxs Antifa, podríamos dibujar graffitis, ser inadaptadxs y hip, y así podríamos alcanzar una clientela que hasta la fecha nos es inaccesible”. El propio Reitz sin embargo no ha adoptado este estilo y su relación con partidos de extrema derecha es menos dogmática que pragmática.

Como característica distintiva de lxs “nacionalistas autónomxs” destaca su propia estética en las manifestaciones. El “descubrimiento” es aparecer encapuchadxs y como un bloque cerrado, combinando la fascinación por la estética de la violencia y una apariencia cerrada como grupo de afinidad, y encuentran en el Black Bloc su expresión. También aquí lxs neonazis de la capital encabezaron la propuesta. El primer bloque negro en una manifestación neonazi tuvo lugar en 2004 en Berlín. En noviembre de 2005, 20 neonazis del espectro berlinés de lxs “nacionalistas autónomxs” salieron al encuentro de una manifestación antifascista, pero hubieron de retroceder por la policía. Lxs “nacionalistas autónomxs” copian frecuentemente las formas de manifestación de la izquierda radical, especialmente el Black Bloc, del que les fascina el carácter unitario y cerrado. Las otras razones de la izquierda radical para formarlo y los otros significados que pueda tener para la izquierda no juega aquí ningún papel. El Black Bloc neonazi debe entenderse como un bloque independiente de participantes que precede a una manifestación neonazi, vestidxs de negro y en formación, una “avanzadilla de hombres de acción decididos a emprender acciones en el campo político” contra el “despotismo policial” y lxs adversarixs políticxs. Este estilo se corresponde con la imagen que tienen de sí mismxs lxs militantes de la extrema derecha y la supuesta exigencia radical de lxs “nacionalistas autónomxs”, un estilo que buscan enfatizar con consignas como “resistencia contra este sistema […] contra lxs polis y demás enemigxs del pueblo y las fuerzas que apoyan este sistema” o “Support your local Black Bloc! Destroy this System! Refight your country!” (¡Apoya tu Bloque Negro local! ¡Destruye este sistema! ¡Reconquista tu país!). Todo esto tiene menos que ver con el contenido que con la escenificación de la acción, el atractivo con la estética y la conexión con la militancia más joven. Por eso es siempre tan importante afirmar la masculinidad individual y reafirmarse continuamente para desafiar a las imágenes del enemigo: la izquierda y la policía. En consecuencia también buscan, sobre todo en los márgenes de las manifestaciones, la confrontación con la policía y lxs militantes antifascistas. Lo que es nuevo es el carácter público de la violencia y el número de participantes, de más de cien neonazis. Otros sectores de la extrema derecha sin embargo rechazan el “comportamiento propio de hooligans” y la “vestimenta izquierdista” de lxs “nacionalistas autónomxs”, según lxs cuales, estxs no están en posición de llevar el contenido político a su único objetivo: el pueblo alemán. No representarían a ningún movimiento con el que la gente pudiese identificarse. Todo esto es una crítica de las Freien Kameradschaften que busca su unión con el NPD.

El secuestro de la iconografía y de formas de acción de grupos políticos de la oposición por parte de lxs (neo)nazis dista de ser nuevo. Ya en la década de los '20 y '30 el emergente nacionalsocialismo actuó del mismo modo: lxs nacionalsocialistas se sirvieron de formas políticas y culturales del movimiento obrero con la esperanza de apropiárselas y reemplazarlas con un contenido fascista. Así lo hicieron las SA desde el comienzo a través de las manifestaciones de masas, hasta entones patrimonio exclusivo del movimiento obrero. Para hacer más atractivas las manifestaciones, cantaban canciones obreras, pero modificando el texto.

¿Cómo actúan lxs “nacionalistas autónomxs”?

Lxs “nacionalistas autónomxs” son relativamente activxs en algunos Estados federados de Alemania mientras que en otros apenas tienen presencia. El mayor compromiso desarrollado por lxs “nacionalistas autónomxs” se da por ejemplo en Berlín, donde el concepto tiene sus raíces, o en Turingia. Pero por encima de todo el grueso de estxs militantes neonazis se encuentra en Renania del Norte-Westfalia.

No han sido sino estxs militantes neonazis quienes a menudo han protagonizado agresiones a personas que no pertenecen a su visión del mundo o que perciben como enemigxs. En Stolberg (Aquisgrán), un grupo de neonazis armadxs atacó a lxs asistentes a un concierto de punk antifascista en agosto de 2007. En Leverkusen, “nacionalistas autónomxs” atacaron repetidamente en invierno de 2007-2008 a jóvenes de izquierda. En la tarde del 9 de noviembre de 2007 unxs 25 neonazis, entre ellxs varios “nacionalistas autónomxs”, atacaron a lxs participantes de una manifestación antifascista en conmemoración de la noche de los cristales rotos en la estación de Leverkusen-Opladen e hirieron gravemente a una persona.

Destaca la obsesión de lxs “nacionalistas autónomxs” por romper manifestaciones y actividades antifascistas o de izquierdas. Aunque esto en sí no constituye nada nuevo, son acciones fuertemente discutidas en el seno de los grupos asociados a lxs “nacionalistas autónomxs”. El enfrentamiento deliberado con la policía durante las manifestaciones sí que es a todos los efectos algo nuevo. En lxs “nacionalistas autónomxs” se da una organización calculada de la violencia: los ataques a las manifestaciones de izquierdas son a menudo planificados con antelación y lxs neonazis esperan durante horas a lxs adversarixs políticxs para atacarles.

Además de las manifestaciones, lxs “nacionalistas autónomos” son también amigxs de la agitación y la propaganda. Lxs “nacionalistas autónomxs” tratan de dejar su huella en la imagen de la ciudad. Ocupan así el espacio público y con la reivindicación de este envían asimismo una señal a lxs jóvenes: ¡Estamos aquí y somos fuertes!. Lxs “nacionalistas autónomxs” pegan sus carteles y pegatinas en los postes de las farolas y las cajas de los contadores de la luz, y pintan grafittis neonazis en las paredes. Los vídeos de sus acciones colgados en Internet les sirven para proyectar una imagen de activistas jóvenes, pero sobre todo de rebeldes heroicxs, convirtiendo el poner una pegatina o lanzar hojas volantes al aire en una victoria.

Con el principio del “Hazlo-tú-mismx” lxs neonazis consiguen superar su capacidad de organización como partido y que cada grupo realice sus propios carteles, pegatinas y grafittis. Del mismo modo que lxs “nacionalistas autónomxs” defienden el uso de ropa urbana, iconografía izquierdista y música alternativa, naturalmente se sirven de los nuevos medios de comunicación, como Youtube, para convocar sus manifestaciones, difundir música con contenidos racistas y antisemitas y comunicar su propia estética con vídeos de su Black Bloc acompañados de música. Esperan con ello tener un efecto positivo en grupos semejantes. Los vídeos de las acciones, con frecuencia montados y subrayados con música “dura”, no son sino una auto-afirmación de las acciones y experiencias del movimiento, pero sólo despiertan interés en los márgenes de la extrema derecha.

Símbolos

Bandera roja y negra: Lxs nacionalistas autónomxs emplean una alteración de los símbolos de Antifaschistische Aktion (Acción Antifascista): mantienen la bandera roja y negra pero cambian el texto por el de “nacionalistas autónomxs”. A veces mantienen la bandera roja, incluso sin ninguna alteración,  pero con mayor frecuencia utilizan –algo también registrado históricamente- la bandera negra, la cual es, por consenso general, símbolo de lxs anarquistas. Por una regresión histórica ha pasado de ser símbolo de lxs “oprimidxs”, “bandera de la necesidad” o “bandera que niega a otras banderas”, a sustituto de la bandera de la cruz gamada.

El pañuelo palestino: Con la ideología antisemita de fondo y la imagen de sí mismxs “como luchadorxs por la libertad racial”, la extrema derecha toma partido –casi siguiendo el viejo adagio “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”- por el movimiento de liberación palestino. Llevar el “pañuelo palestino” constituye una expresión de esta solidaridad. Sin embargo, no va unida a una pérdida de odio racial.

Straight Edge: La ebriedad y la intoxicación ya no son apropiados para lxs nuevxs nacionalistas. “Las drogas son para lxs pobres de espíritu y lxs perdedorxs”, aclaraba el cadete neonazi de Arnstad Patrick Wiedorn con otrxs jóvenes neonazis en abril de 2008 en el vídeo-portal de Internet “Media Pro Patria”. Construido a principios de los ochenta como movimiento Straight Edge como respuesta de lxs jóvenes a la cultura ostensiblemente auto-destructiva de consumo de alcohol y drogas de la primera generación del punk, difundió la renuncia a las drogas, al alcohol y al tabaco, así como del sexo fuera de una relación estable para mantener una conciencia clara y un pensamiento libre de influencias.

En la actual escena hardcore la cultura Straight Edge sigue representando los mismos valores, que la extrema derecha solo trata de adoptar como instrumento para su demagogia. Los elementos característicos del Straight Edge son explícitamente utilizados para glorificar su movimiento. “Se trata de mantener en forma cuerpo y alma”, proclaman lxs neonazis. Sobre la renuncia a los “ligues de una noche” son aún más clarxs: “en vez de ver como el pueblo a través del aborto, la homosexualidad y la mezcla va tomando un nuevo rostro, contribuyes a nuestro futuro”. Este se convierte en el propósito principal en el movimiento una vez dotado de conciencia nacionalista.

También en diversos foros de Internet se fabulan teorías abstrusas sobre los supuestos vínculos entre el consumo de drogas y “conspiraciones de Estado sionistas”, con el objetivo de hacer esta renuncia atractiva e identificarla con el movimiento.

Cruz celta: La cruz celta sirve a la extrema derecha de todo el mundo como símbolo de la hegemonía de la raza blanca y tiene generalmente el significado de símbolo del Poder Blanco. El símbolo es utilizado en el movimiento neonazi en un sinfín de lugares y variantes. Frecuentemente se dibuja con un cero o la letra “o” y una cruz atravesada. Dado que actualmente la cruz celta es percibida por la opinión pública como un símbolo del Poder Blanco, una interpretación que no sea racista de este símbolo no es apenas posible en Alemania, a pesar del intento de las sectas religiosas profanas.

Good night left side: En los círculos de la música hardcore se inició la campaña “Good Night White Pride” (Buenas noches, orgullo blanco) para intentar en aquel entonces contrarrestar la influencia de lxs neonazis en la escena musical. Entre lxs neonazis es popular la transformación del logotipo de la campaña en “Good Night Left Side” (Buenas noches, izquierda). El eslogan antifascista “Hardcore is more than music” (El Hardcore es algo más que música) en su perversión neonazi se convierte en  “Hatecore is more than music” (El Hatecore es algo más que música).

Nota del blog: El Hatecore es como denomina esta gentuza al hardcore con temáticas racistas, homófobas, fascistas etcétera.